TOP

Perlitas liberticidas de Bon Jovi

Bon Jovi reacciona ante el modelo que propone iTunes de apretar un botón para escuchar la
canción antes de comprarla para saber si te gusta o no.

Atención a la perlita del cantante:
"Steve Jobs es, personalmente, el responsable de matar el negocio de la música" […] "Los chicos
de hoy en día se han perdido toda esa experiencia de ponerse los cascos, poner el volumen a 10,
abrocharse la chaqueta, cerrar los ojos y perderse en un álbum; y la belleza de coger el dinero de
tu paga y tomar una decisión basándote en tu intuición, sin saber cómo suena el disco, mirando un
par de ilustraciones e imaginándotelo".

Hay que ver lo cursi y pedante que se tiene que poner uno… para defender su negociete.

Querido Bon, Steve Jobs no es responsable de ninguna muerte. Si algo ha muerto, es el obsoleto
un modelo de negocio que proporcionaba miles de millones de dólares a unas cinco (quizás ahora
cuatro) grandes empresas y que realmente se basó en la distribución de piezas de plástico más
que en otra cosa. Son los ejecutivos encargados de esas compañías los que pueden decir con
orgullo que han destruido sus empresas.

El culpable no ha sido el CEO de Apple, sino los usuarios y consumidores, que han decidido
libremente que la opción que ofrece Apple les es mucho más ventajosa. Nadie obliga a los
chavales a comprar música en el iTunes. Si lo hacen es porque consideran que es mucho más
conveniente que “basarse en su intuición”…

Por cierto, que payasada lo de la ‘intuición’. La realidad, que hemos experimentado todos, ha
sido que no nos gusta nada basarnos en ninguna intuición. Lo que sentimos y lo que sienten los
chavales es nerviosismo e incertidumbre por el miedo de poder equivocarse y perder el poco
dinero que tienen. Lo que quieren es estar seguros de que compran una canción que les gusta
para no desperdiciar su paga extra. Cosa que ha solucionado brillantemente la empresa de Steve
Jobs.

Que nadie se engañe. En realidad a Bon Jovi le importan muy poco los jóvenes y sus experiencias
esotéricas con los cascos… Lo que le importa es que le compren sus discos.

Y que tampoco se engañe él: la música continuará existiendo y vendiéndose, aunque de otra
forma.