TOP

¿POR QUÉ TE APASIONA LA ACCIÓN HUMANA?

Para Guillem Laporta:

Me ha aportado una extraordinaria capacitad argumentativa en favor de los postulados de la libertad y, por consiguiente, del libre mercado. Antes de leer la obra estaba ya convencido de la superioridad material y moral del sistema capitalista, pero no fue después de terminarla que pude comprender el inmenso valor de la sociedad libre. A medida que iba avanzando en el texto fui incorporando nuevos razonamientos ahora indispensables en cualquier discusión.

El enfoque de los procesos de mercado ubicando como único motor al consumidor es lo más me ha sorprendido. Es él quien determina mediante sus valoraciones subjetivas los precios del mercado y qué empresas van a sobrevivir en él. Cualquier intervención estatal que detraiga recursos de la economía deberá ser en primera instancia analizada como una acción unilateral que pretende mediante la fuerza impedir la satisfacción de necesidades más urgentes por parte de los consumidores.
Lo regalaría porque es un libro imprescindible tanto para aprender economía desde cero como para los máz avezados en la materia que gusten de un enfoque diferente.


Para Ángel Martín:

Uno de los principales méritos del Tratado de Mises es su carácter sistemático. La Acción Humana refleja la construcción de un notable edificio teórico, desde el primer piso hasta el último. El libro parte de una interesantísima discusión sobre los fundamentos epistemológicos de la ciencia económica, sumergiéndose en el principio de la acción humana, concepto que vertebra la concepción de la economía miseana, sirviendo de base para analizar los fenómenos económicos y sociales, como los precios, el intercambio, el interés, o el dinero. Su análisis del mercado puro es además complementado por una demoledora crítica a los intentos por mejorar los resultados de la libertad económica mediante la coacción estatal y el intervencionismo. De este análisis destaca su teorema sobre la imposibilidad del cálculo económico en una economía socialista, escrito ya en los años 20. Ya sea en el mercado laboral provocando desempleo estructural, en los mercados de bienes y servicios provocando escaseces y distorsiones, o en cuestiones monetarias generando los ciclos económicos, los efectos del intervencionismo fueron denunciados con firmeza por Mises. Esta firmeza y coherencia es la que requiere nuestro mundo de hoy, que aunque libre del totalitarismo nazi que tuvo que sufrir Mises en sus carnes, todavía mantiene dosis demasiado altas de intervencionismo y planificación económica.

El Tratado está lleno de joyas y citas memorables, reflexiones de gran profundidad y relevancia imperecedera. Una de ellas es la que dedica al supuesto "materialismo" de los economistas: "Quien considere cosa baladí el descenso de la mortalidad infantil, la progresiva supresión del hambre y de las enfermedades, que arroje la primera piedra contra el materialismo de los economistas". O cuando describe al mercado como un proceso: "El proceso de mercado es una interacción de hombres que deliberadamente tratan de paliar del mejor modo posible su personal malestar [...] Nada hay de automático ni mecánico en el funcionamiento del mercado".

Pero no vayamos a engañar a nadie: el enfoque de Mises no es en absoluto el convencional en la disciplina económica en la actualidad. Para darse cuenta no hay más que ver la ausencia de multitud de gráficos y ecuaciones, omnipresentes en todo libro de texto de economía convencional. Este hecho atrae a algunos, pero también aleja a muchos economistas, que ven en el enfoque verbal/literario de Mises una práctica a-científica. No obstante, en ocasiones estas críticas no vienen fundamentadas en una lectura calmada del Tratado, sino en prejuicios dominantes sobre la metodología válida en economía.

De cualquier manera, la lectura de La Acción Humana, se esté de acuerdo o no con su enfoque, va a aportar grandes dosis de conocimiento adicional, y va a ser fuente de muy profundas reflexiones sobre los asuntos sociales más importantes. Así que, si quiere adentrarse en una aventura intelectual apasionante, conocer un poco mejor el funcionamiento del mercado y la realidad económica, así como los efectos del intervencionismo estatal, leer La Acción Humana es altamente recomendable. Pero eso sí, requiere una buena dosis de disciplina, constancia, y pasión intelectual para llegar al final de las alrededor de 1000 páginas.


Para Luis Torras:

¿Qué me ha aportado la lectura de la Acción Humana? Una manera diferente de concebir la economía, en el que el tiempo y la subjetividad del actor económico cobran la fuerza que en el mundo real tienen en realidad y que historicamente habian sido dos factores olvidados en los libros neoclásicos de teoría económica.

Por su parte, atrae sobretodo por su coherencia interna. Explica la economía con un todo sin necesidad de recurrir a hipótesis irreales para dar respuesta a las preguntas que se plantea la ciéncia económica. En este sentido, yo creo que si la obra de Mises atrae tanto es por su capacidad de explicar la realidad económica tal y como es, y no como unos teorizan sobre como debiese ser en base a supuestos. Eso, creo, es lo que la hace tremendamente interesante y valiosa.

Sin lugar a dudas, lo regalaría para adquirir criterio. Creo que es un libro que da perspectiva y que amplia el campo de visión de quién lo lee sin duda. No sólo por lo diferente de su metodología, que también, sino sobretodo por las incontables respuesta lógicas que da a muchos, aparentemente, conflictos desde el punto vista neoclásico. Creo que no se exagera cuando decimos que en muchos aspectos la Acción Humana es un libro revelador.